Casos Clínicos en Atención Primaria: ¡Cálculo Renal, Cólico Renal!

¡Feliz lunes, leucoblastos! 🙂 Comenzamos la semana recordando uno de los casos que viví durante el, ya terminado hace tiempo, rotatorio de Medicina Familiar y Comunitaria. ¡En cuanto tenga un poco más de tiempo (el fin de curso -y de la carrera- está siendo bastante movidito en la Academia Blástica) me gustaría tanto poder hacer una entrada sobre mi experiencia en el Centro de Salud…! 😀

Bueno, a lo que íbamos. Aquí os presento uno de los casos que preparé para mi portafolios de dicho rotatorio. Abajo hay un pequeño comentario acerca del mismo. ¡Espero que os guste y os sirva para aprender, o al menos recordar (¡pues seguro que conocéis tanto o más que yo sobre el tema!), algo sobre esta patología!


dolor espalda colico.jpg

Motivo de Consulta: Dolor en fosa renal izquierda.

Antecedentes Personales: No alergias ni intolerancias medicamentosas conocidas. Hipertensión arterial e hipercolesterolemia. Antecedentes de depresión y litiasis renal. No intervenciones quirúrgicas.

Actualmente en tratamiento con Verapamilo 120 mg/12 horas, Losartan 100mg / Hidroclorotiacida 25 mg cada 24 horas, Furosemida 40 mg/24 horas, Ezetimiba 10 mg / Atorvastatina 40 mg cada 24 horas, Sertralina 100 mg/24 horas, Zolpidem 10 mg/24 horas, Diazepam 2.5 mg/12 horas, Paracetamol 1 g/8 horas, Metamizol 575 mg/12 horas, Tramadol clorhidrato 50 mg/12 horas y Esomeprazol 20 mg/12 horas.

Anamnesis: Paciente mujer de 72 años. Hace un par de días tuvo una infección de orina, para la cual ha realizado tratamiento antibiótico (Fosfomicina en dosis 2 g/24 horas durante dos días). Presenta dolor tipo cólico en región lumbar e hipocondrio izquierdo, que se irradia hacia abajo hasta los genitales. La paciente ha presentados náuseas, pero no vómitos. Pendiente de cita en Consulta de Urología.

Exploración Física: Buen estado general. Eupneica en reposo. Consciente, orientada y colaboradora. Normohidratada y normoperfundida. Afebril.

Cabeza y cuello: No adenopatías. No ingurgitación yugular. Ningún hallazgo patológico.

Exploración Neurológica: Pupilas isocóricas normorreactivas. Pares craneales sin alteraciones. No focalidad neurológica. No rigidez de nuca. Sin alteraciones de la marca. Signo de Romberg negativo. Fuerza y sensibilidad conservadas.

Auscultación Cardio-Respiratoria: Ritmo sinusal. No soplos ni roces. Murmullo vesicular conservado, sin ruidos sobreañadidos.

Abdomen globuloso y distensible. No defensa. Sin masas ni megalias. No dolor a la palpación. Signos de Blumberg y Murphy negativos. Reflejos abdominales positivos y normales. Maniobra de puñopercusión renal izquierda positiva.

Miembros Inferiores: No edemas. Sin signos de trombosis venosa profunda.

Pruebas Complementarias: Se realiza tira reactiva de orina (Combur Test): Sangre ++, Leucocitos ++, Nitritos -. No otros hallazgos patológicos.

Juicio Clínico: Cólico nefrítico izquierdo en paciente con litiasis renal ya conocida.

Plan de Actuación:

~ Inyección intramuscular urgente de Diclofenaco 75 mg y Escopolamina butilbromuro 20 mg.

~ Ciprofloxacino vía oral 500 mg/12 h durante 7 días.

~ Escopolamina butilbromuro vía oral 10 mg/8 horas durante 20 días.

~ Abundante ingesta de líquido. Calor seco local.

Comentario sobre el Caso

Nos encontramos ante un cólico nefrítico en una paciente con antecedentes de litiasis renal. La presentación se corresponde con el cuadro clínico típico de esta patología: dolor agudo localizado en fosa renal que se irradia siguiendo el trayecto ureteral hacia los genitales. No es raro que el cólico nefrítico curse con síntomas vegetativos como vómitos, si bien nuestra paciente únicamente presentó náuseas.

La enferma comentó que, con anterioridad a la aparición del dolor, sufrió síntomas atribuibles a infección de orina que cedieron tras tratamiento antibiótico. La infección del tracto urinario, especialmente si asienta sobre una litiasis preexistente, puede originar inflamación de la vía urinaria o modificaciones a nivel de los cálculos, que propicien o favorezcan la aparición del cólico renal.

El cólico nefrítico se diagnostica fundamentalmente por la clínica. Se caracteriza, tal y como vemos en el caso clínico expuesto, por hiperalgesia en el ángulo costovertebral y fosa ilíaca renal, que se irradia siguiendo el trayecto del uréter y se exacerba con la maniobra de puñopercusión renal.

Nuestra paciente padece un cólico renal simple, ya que se encuentra estable, con buen estado general y sin sospecha de complicaciones. Por lo tanto, la realización de una tira reactiva de orina (Combur Test) junto a la clínica que presenta es suficiente para el diagnóstico y no es necesario hacer más pruebas complementarias. Es esperable detectar la presencia de sangre en orina, debida a la fricción del cálculo sobre el epitelio de la vía urinaria. La respuesta a tratamiento analgésico también constituye un dato importante que nos permite confirmar el diagnóstico.

El tratamiento del cólico renal no complicado se basa en el empleo de AINES (Diclofenaco, Ibuprofeno), de primera elección para frenar el dolor. En la enferma de nuestro caso clínico, se optó por Diclofenaco. Del mismo modo, es importante facilitar la expulsión del cálculo que está originando el cuadro. Para ello, hay que insistir en una abundante ingesta de líquidos. También se pueden emplear fármacos espasmolíticos, como son los bloqueantes alfa-adrenérgicos (Tamsulosina) o antimuscarínicos (Escopolamina, el empleado en nuestra paciente), que favorecen la relajación del músculo liso y podrían ayudar a expulsar litiasis distales y de pequeño tamaño.

En caso de sospechar infección de vías urinarias bajas, es recomendable asociar tratamiento antibiótico con Ciprofloxacino o Levofloxacino. Nuestra enferma venía de padecer una infección de orina, y es probable que el cólico nefrítico sea secundario a ella. También es posible que la obstrucción de la vía urinaria dificulte la curación completa de la infección, o que facilite la recaída. Es por ello por lo que se decidió pautar tratamiento con Ciprofloxacino durante una semana.


¡Pues hasta aquí llega el caso clínico de hoy! 🙂 Os he narrado y comentado el manejo tal y como se realizó en la consulta de Atención Primaria. ¿Tienes algo que comentar al respecto, leucoblasto? ¿Alguna anécdota sobre esta patología? ¿Habrías actuado de forma diferente ante esta paciente? ¿Os plantearíais algún diagnóstico, prueba o manejo alternativo? ¡No seas tímido y atrévete a compartir tus impresiones, sentimientos y pensamientos al respecto!

¡Nos seguimos leyendo! 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s